Evaluar y medir el rendimiento de trabajo de tus empleados es vital en todas las empresas. De esta forma te aseguras de que estén dando lo mejor de sí y los alertas sobre aquellos que no están trabajando en los niveles que deberían estar.

Recuerda que los empleados son los que impulsan el éxito de la empresa y es importante reconocer su buen desempeño, así como comparar y mejorar a aquellos que no cumplen con las metas propuestas.

En este artículo te hablaremos sobre las formas de evaluación y su rendimiento de trabajo. Además te contamos sobre los indicadores claves y las técnicas infalibles que puedes poner en práctica. 

¿Cómo evaluar el rendimiento de tus empleados?

Las evaluaciones de rendimiento de trabajo pueden resultar todo un desafío tanto para los gerentes como para los empleados. Después de todo, hay mucho que considerar, especialmente cuando las evaluaciones están vinculadas a compensaciones o promociones.

 

Pero hay formas eficaces de llevarlas a cabo para que puedan facilitar el proceso y brindarles a todos una mejor idea de qué esperar de una evaluación. Para ello, debes tener una comprensión clara sobre qué factores hay que evaluar y allí es precisamente donde reside el asunto.

 

Puede ser difícil determinar cómo debes medir exactamente a tus empleados, sobre todo si realizan una variedad de deberes y funciones. Pero existen 3 aspectos básicos que debe tener en cuenta durante toda evaluación de rendimiento de trabajo. A continuación te los explicamos.

Productividad y calidad del trabajo

No es la cantidad de trabajo lo que aporta valor, es la calidad. Para medir esa calidad, debes comprender qué trabajo se le pide al empleado, cómo se revisa y recibe.

 

El hecho de que un empleado esté terminando sus proyectos a tiempo no significa que sea de calidad. Viceversa, el tiempo que se pasa en la oficina o en un proyecto no es necesariamente relevante para el resultado.

 

Debes considerar cómo se ve y cómo lo reciben aquellos que les importa. Esto significa comprender el impacto que está teniendo el trabajo de tus empleados. Es decir, debes medir la productividad y la calidad  de trabajo en función de los resultados.

Eficiencia

Mira cuánto logran en promedio los empleados en una semana, mes o trimestre. ¿Cómo se ajusta esto a sus expectativas? ¿Se cumplen los plazos, se mejoran o se pierde el tiempo? ¿Se están tomando atajos para producir trabajo rápidamente?

 

El trabajo completo dentro de un período de tiempo predefinido es importante. Pero hacer el trabajo con eficiencia, eficacia y buena calidad es aún más importante.

La eficiencia es el resultado del máximo rendimiento al menor costo, por lo que es vital tener esto en cuenta al momento de hacer la evaluación.

Objetivos claros de la organización

Si has establecido objetivos para tus empleados, necesitas saber si están en camino de alcanzarlos. O si bien, se ha producido alguna irregularidad que ha detenido su cumplimiento y por lo cual se requerirá de algún tipo de acción.

 

El seguimiento de indicadores clave de rendimiento (KPI) y objetivos y resultados clave (OKR) brinda oportunidades imparciales para la discusión, ya sea positiva o negativa.

 

Estos datos pueden proporcionar información valiosa sobre los esfuerzos que realizan tus empleados y te ayudarán a comprender qué empleados tienen un alto rendimiento y cuáles necesitan apoyo o intervención.

 

Evaluación de rendimiento de trabajo

¿Cómo realizar estas evaluaciones de rendimiento?

Sin una técnica de evaluación del rendimiento de trabajo adecuada, puedes perder tiempo y esfuerzo valiosos implementando planes de mejora que no abordan el problema real.

 

Hay dos formas a través de las cuales puedes hacerlo: la evaluación subjetiva y la objetiva; ambas técnicas son diferentes entre sí. A continuación te las explicamos

Técnicas objetivas de evaluación

Las técnicas objetivas de evaluación se realizan para determinar qué tan bien se están desempeñando los empleados en algunas medidas cuantitativas predefinidas.

 

Es un enfoque basado en fórmulas para otorgar valoraciones y promociones. Esto brinda a los gerentes y a las organizaciones una forma más tangible de tomar sus acciones futuras.

 

Ejemplos:

 

  • Unidades de medidas. Cualquier trabajo que pueda ser medido por unidades o cantidades.
  • Sistemas informáticos: Para empleados que trabajan con tecnología.
  • Datos relacionados con el trabajo: asistencia, accidentes laborales y otras variables.

Técnicas subjetivas de evaluación

Las técnicas subjetivas de evaluación toman una visión más independiente del desempeño del empleado. Aquí la figura clave es el evaluador y su medida subjetiva de cómo los empleados se han desempeñado en ciertos parámetros.

 

Corresponde a los evaluadores decidir si quieren o no tener en cuenta los indicadores cuantitativos de la evaluación objetiva. Esta se enfoca más en el valor general de un empleado para una organización;

 

Ejemplos:

 

  • Escalas de valoración.
  • Ranking.
  • Comparación de pares.

 

Conclusión

Las empresas realizan evaluaciones de rendimientos de trabajo en términos de comparar el desempeño laboral con las expectativas. Idealmente, el formato del informe depende de las políticas de la empresa.

 

Tres de los indicadores que debes tener en cuenta es la calidad del trabajo, eficiencia y  cumplimiento de metas. Además, puedes emplear para ellos las técnicas objetivas y subjetivas de evaluación.

 

En Cardinal Systems queremos presentarte nuestro software de gestión documental Humanage para tu departamento de recursos humanos. Con él podrás manejar todo el papeleo relacionado al ciclo de vida del empleado de forma ágil y eficaz. Contáctanos y pide más información.

 

Te puede interesar

 

5 estrategias para mejorar la employee experience

¿Por qué es importante la retención de talento?

¿Por qué renuncia el empleado?